El blog de easybattery

Dudas frecuentes

¿QUÉ BATERÍAS USAN LOS COCHES ELÉCTRICOS?

Aunque todavía no son un habitual en nuestras carreteras, son muchos los que se están sumando al uso de los coches eléctricos. Sabemos que son respetuosos con el medio ambiente y silenciosos, pero ¿qué tipo de batería usan?

La batería de un coche eléctrico es primordial para ofrecer una buena autonomía. Este tipo de coches requieren una batería eléctrica que acumula energía en forma de electricidad que es transmitida al motor eléctrico para permitir que el coche funcione.

Para conocer las características de una batería para coche eléctrico hay que tener en cuenta la densidad energética, la potencia, la eficiencia y el ciclo de vida. Cuanto más altas son estas prestaciones, mayor es el precio de la batería y del vehículo.

Además existen diferentes tipos:

  • Plomo-ácido: la más utilizada y antigua. Normalmente son de entre 6 y 12 voltios y su uso es para prestaciones de arranque del vehículo, iluminación o soporte técnico y tienen una autonomía de unos 100km. En la actualidad su uso para suministrar energía al motor eléctrico está disminuyendo.

Su ciclo de vida está limitado entre 500 y 800 ciclos de carga-descarga. Tiene una densidad baja de entre 30-40 Wh/Kg) y necesita un mantenimiento periódico.

  • Níquel-cadmio: es bastante común, pero su alto precio y su efecto memoria hace que no sea la mejor opción para un coche eléctrico. Su ciclo de vida está entre las 1.500 y 2.000 carga-descarga. Tiene una densidad de entre 40-60 Wh/Kg y necesita un mantenimiento específico aunque menor que la batería de plomo-ácido.
  • Níquel-hidruro metálico: es la batería elegida por los fabricantes de coches híbridos. Reduce el efecto memoria respecto a las baterías de níquel-cadmio aunque tiene menor fiabilidad ya que no soporta descargas fuertes, tiene menor resistencia a las altas temperaturas y a las altas corrientes de carga.

Su ciclo de vida es más limitado, entre 300-500 ciclos de carga, dependiendo del fabricante. Su densidad es de entre 30-80 Wh/Kg y su mantenimiento es elevado.

  • Ion-Litio: su creación es reciente y tienen más del doble de densidad energética que las de níquel-cadmio a pesar de ser más pequeñas. A día de hoy están muy bien valoradas para los vehículos eléctricos. Su ciclo de vida está entre 400 y 1.200 carga-descarga. Tiene una densidad de entre 100 y 250 Wh/Kg y no requiere mantenimiento.
  • Ion-Litio con cátodo de LiFeP04: a diferencia de la anterior, no usa cobalto, por tanto es más segura y ofrece una estabilidad mayor gracias a su alta cantidad de hierro. Su ciclo de vida es de unas 2.000 cargas. Tiene una densidad de entre 90 y 100 Wh/Kg y no requiere mantenimiento.
  • Polímero de Litio: se trata de una variación de la batería de ion-litio. Añade la ventaja de tener una mayor densidad energética y potencia. Son también ligeras y eficientes sin efecto mejoría.  Su ciclo de vida está por debajo de las 1.000 carga-descarga. Su densidad es mayor de 300Wh/Kg y no requiere mantenimiento.

Actualmente los fabricantes se decantan cada vez más por baterías potentes y de mayor autonomía. Te recomendamos acudir a un profesional si tienes problemas con la batería de tu coche eléctrico. En Easy Battery disponemos de un servicio de furgoneta taller móvil con el que nos desplazamos rápidamente a tu ubicación y realizamos un diagnóstico inmediato para saber el estado de tu batería.

Previous Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply